Factura electrónica

VAT in the Digital Age – conclusiones del estudio de la Comisión Europea sobre los DDR

VAT in the Digital Age

La Comisión Europea ha publicado el estudio final resultante de la consulta pública lanzada en 2020 denominada “VAT in the Digital Age”. El objetivo de esta iniciativa pretende analizar el marco de los servicios digitales de IVA para adaptarlo a la era digital y a los nuevos modelos empresariales.

La consulta pretendía recabar la opinión de las partes interesadas sobre si las normas actuales en materia de IVA se adaptan a la era digital y sobre cómo puede utilizarse la tecnología digital tanto para ayudar a los Estados miembros a luchar contra el fraude del IVA como en beneficio de las empresas. Se han recabado opiniones en relación con las obligaciones de comunicación de información en materia de IVA (DDR) y la facturación electrónica, el tratamiento a efectos de IVA de la economía de plataformas y el uso de un registro único de la UE a efectos de IVA.

DDR o Digital Reporting Requirements

La primera parte del estudio trata sobre los requisitos del reporte digital de información fiscal. Esto es, toda obligación de los sujetos pasivos de IVA a presentar periódica o continuamente datos de forma digital sobre sus transacciones, incluso mediante la facturación electrónica obligatoria, a la autoridad fiscal. 
Existen varios modelos en la actualidad que se pueden clasificar dependiendo de la frecuencia de reporte y los datos a comunicar. La principal distinción en los tipos de reporte de IVA proviene de la frecuencia de reporte:

  1. Control periódico de las transacciones (Periodic Transaction Controls - PTC), en el que los datos de las transacciones se comunican a las autoridades fiscales a intervalos regulares. En la UE, este modelo hace referencia a los sistemas de listados de IVA y al reporte mediante el sistema SAF-T.
  2. Control continuo de las transacciones (Continuous Transaction Controls - CTC), en el que los datos de las transacciones se presentan electrónicamente a las autoridades fiscales justo antes, durante o poco después del intercambio real de dichos datos entre las partes. Los CTC incluyen mecanismos de información en tiempo real y la facturación electrónica obligatoria, con o sin validación.

Teniendo en cuenta tanto la frecuencia como los datos requeridos, en la Unión Europea existen cuatro tipos de modelos de IVA electrónico.

Basados en PTCs

  • Listados de IVA (VAT Listing): El listado del IVA es la obligación impuesta a los contribuyentes de presentar los datos transaccionales del IVA según un formato nacional. 
  • SAF-T: SAF-T (Standard Audit File for Tax) es un tipo de archivo basado en el estándar XML que se utiliza internacionalmente para el intercambio electrónico de información fiscal. Mediante este archivo se recoge información fiable que permite a la autoridad fiscal o a un auditor externo detectar cualquier anomalía en la contabilidad de una empresa de forma rápida.

Basados en CTCs

  • Declaración en tiempo real: La información en tiempo real es la obligación de los contribuyentes de transmitir los datos de las transacciones poco después de la emisión de la factura. Los datos requeridos pueden extraerse de la factura, pero no es necesario transmitir la propia factura a la autoridad fiscal.
  • Factura electrónica: La facturación electrónica es un sistema de cumplimiento que obliga a los contribuyentes a emitir una factura electrónica estructurada a efectos del IVA. La factura electrónica en su conjunto, o un conjunto de datos de la misma, debe ser transmitida a la autoridad fiscal, antes de su emisión, a medida que ésta tiene lugar, o poco después. El contribuyente puede enviar la factura electrónica directamente a sus clientes y compartirla con la autoridad fiscal. Alternativamente, el contribuyente puede tener que pasar primero por la autoridad fiscal, bien para obtener una autorización previa, bien utilizando una plataforma informática central, que, a su vez, entrega la factura electrónica al cliente.

Actualmente en la Unión Europea, 12 países han introducido ya algún tipo de obligatoriedad en relación con el reporte fiscal electrónico. Pero solamente tres países han adoptado modelos CTC en tiempo real: España (SII), Hungría (RTIR) e Italia. 

La UE estima unos beneficios netos anuales de 8 millones de euros en aquellos Estados miembro donde se ha implementado algún modelo de reporte electrónico de IVA.

Análisis de la situación

La existencia de modelos nacionales y la falta de regulación comunitaria en torno a la declaración electrónica fiscal genera, por un lado, una fragmentación del mercado que se traduce en incertidumbre legal y, por otro, supone una alta carga administrativa para las empresas que operan de forma transfronteriza. 
El estudio compara los datos de las autoridades fiscales antes y después de la introducción de DDR y la conclusión es que se ha incrementado la eficacia de las actividades sobre el control fiscal. 

Independientemente del tipo de reporte electrónico introducido en los Estados miembro, tras la consulta se concluye que ha mejorar el análisis de riesgos y la identificación de fraudes. Esto se logra gracias al cruce automático de datos y al cotejo de información entre los partners comerciales. 

Lo que se pretende con la modernización de las obligaciones con respecto a la declaración del IVA es: 

  • Garantizar un intercambio más ágil y detallado sobre información de IVA en transacciones intracomunitarias.
  • Optimizar los mecanismos en las transacciones nacionales.
  • Un mejor aprovechamiento de la tecnología para afrontar la lucha contra el fraude.

Las mejoras en las actividades de control fiscal, junto con el impulso al cumplimiento por parte de los contribuyentes y la reducción de los errores y omisiones, condujeron a un efecto positivo significativo de los DDR sobre los ingresos por IVA. Según los distintos modelos y especificaciones econométricas, el aumento de los ingresos por IVA durante el período 2014-2019 se estimó entre 19 000 y 28 000 millones de euros en los Estados miembros que han introducido un RRC en este período. Esto corresponde a un aumento anual de los ingresos por IVA de entre el 2,6% y el 3,5%, y a un aumento equivalente de los tipos del IVA de entre 0,6 y 0,8 puntos porcentuales.

Los costes adicionales para las autoridades fiscales fueron una fracción de los beneficios logrados. Los costes de aplicación anualizados se estimaron entre 0,6 y 1,1 millones de euros para el listado del IVA y los sistemas SAF-T, entre 4,5 y 16,5 millones de euros para los requisitos en tiempo real y 25 millones de euros para la facturación. La mayor parte de los costes consistieron en gastos de instalación de IT y los costes corrientes representaron entre el 5% y el 20% del gasto total de capital.

¿Le gustaría saber más?

Solicite información

También puede estar interesado en leer sobre...

Cómo es la factura electrónica en Bolivia

Le contamos la última novedad sobre el estado de implementación de la factura electrónica en Bolivia.

El SAT prorroga el uso del CFDI 4.0 Nómina

El CFDI nómina 3.3 podrá seguir utilizándose hasta el 31 de marzo de 2023 para facilitar su cumplimiento.

España: La ley “Crea y Crece” hace obligatorio el uso de la Factura Electrónica entre empresas

La aprobación de la Ley “Crea y Crece” obliga al uso de la factura B2B en España.